La separación de residuos, un gesto cívico al que todos debemos comprometernos

La separación de residuos, un gesto cívico al que todos debemos comprometernos
Actividad de caracterización de un contenedor.

Durante 2021, el departamento de Medio Ambiente ha realizado cinco actividades divulgativas consistentes en la caracterización de los residuos de un contenedor, habitualmente coincidiendo con una fiesta de barrio o actividad cívica. Esta acción consiste en vaciar un contenedor de basura de resto, o rechazo, y clasificar su contenido por fracciones de residuos, para identificar si lo que se ha tirado a él son residuos reciclables y, por tanto, deberían ir a algún otro contenedor.

Los resultados obtenidos en esta pequeña prueba muestran que la separación de los residuos es claramente mejorable. El cálculo se realiza sobre el peso total del contenido del contenedor, que se ha seleccionado al azar de una calle de Cornellà. Sobre ese peso total, entre el 85 y el 98% del contenido estaba separado de forma incorrecta y eran residuos reciclables. La fracción "resto" sólo suponía un 7% del peso del contenido del contenedor, de media.

IMG-20210426-WA0011.jpgAnalizado por fracciones, destaca especialmente el contenido de materia orgánica, que supone más del 50% del contenido de los contenedores analizados, y que debería lanzarse a los contenedores específicos de color marrón. También se explica, en parte, porque ésta es la fracción que normalmente pesa más en relación con su volumen. En cuanto al contenido de envases (que podrían ir al contenedor amarillo) se sitúa entre el 14 y el 22%; en este caso ocurre lo contrario, los envases pesan poco en relación con su volumen. Por último, la media de presencia del vidrio es del 6% mientras que el papel y cartón y los residuos especiales son más variables, en función de cada muestra.

 

Objetivo: separar bien los residuos para cumplir con los estándares europeos

Cabe recordar que el Ayuntamiento de Cornellà tiene previsto desplegar a lo largo de este año 2022 un nuevo servicio de recogida de residuos, limpieza vial y alcantarillado, con la incorporación de nuevos equipos y servicios y la sustitución de los actuales contenedores por unos de mayores prestaciones. Todo esto debe conducir a una mejora en la gestión de los residuos urbanos, que debe estar necesariamente acompañada por un cambio de hábitos y un compromiso común por parte de la ciudadanía para separar correctamente los residuos.

 

La finalidad es lograr el reto europeo de reciclar el 55% de todos los residuos municipales en 2025, y el 60% en 2030. La estrategia municipal está encaminada en paralelo a reducir la generación de residuos y, al mismo tiempo , aumentar el reciclaje. Actualmente, la recogida selectiva en la ciudad se encuentra estancada en torno al 32% y el objetivo es incrementar este porcentaje, tal y como establecen las normativas autonómicas, metropolitanas y la Estrategia Residuo Cero.