A pesar de estar confinados, debemos seguir reciclando

El principal problema del reciclaje en Cornellà es que, de las cinco fracciones de separación más comunes, el contenedor gris -el rechazo- es el más utilizado. Esto significa que los y las cornellanenses no separamos correctamente nuestros residuos y que mezclamos en una misma bolsa el papel, los envases, el vidrio y la materia orgánica, además del rechazo.

Según los últimos datos, en la ciudad en un año se recogen 24.778,49 toneladas de residuos en los contenedores grises, una cifra muy superior a la del resto de fracciones. En Cornellà, el año 2018 se recogieron 1.557,53 toneladas de papel; 1.498,10 toneladas de materia orgánica; 1.274,33 toneladas de vidrio y 1.131 toneladas de envases.

De estos datos se desprende que el 43% de los residuos que se tiran al contenedor gris podrían reciclarse en los contenedores marrón, verde, azul o amarillo. De hecho, si se analiza una bolsa de basura del contenedor gris -el rechazo-, el 37% de los objetos encontrados en esta bolsa corresponden a la materia orgánica; el 9%, a los envases y el 8%, al vidrio.

Es por esta razón que durante estos días que estamos en casa por el confinamiento y que producimos más residuos porque estamos todos en casa, se pide separar correctamente nuestros residuos para favorecer el reciclaje.

Recordemos que en el contenedor de color verde debemos verter todo el vidrio, principalmente botellas o botes -no ventanas o copas de cristal rotas-. En el contenedor de color azul, el papel y el cartón. En cuanto al contenedor de color amarillo, en este se pueden tirar todo tipo de envases, como plásticos o latas, incluso sprays. Y en cuanto al contenedor de color marrón, este espacio está pensado para la materia orgánica, que principalmente son restos de comida. En el contenedor de color gris se pueden verter todos los residuos que no se pueden reciclar.