La Guardia Urbana de Cornellà impone 4.200 sanciones durante 2021 relacionadas con la convivencia ciudadana

La Guardia Urbana de Cornellà ha impuesto 4.200 denuncias por el incumplimiento de la Ordenanza General de Convivencia Ciudadana durante 2021, con el objetivo de velar por el bienestar comunitario y modificar conductas incorrectas. Del total, 4.017 son sanciones por un uso indebido de los espacios y bienes públicos, 100 son infracciones concretas relacionadas con la tenencia de animales y 73 han sido denuncias por actuaciones relativas a las actividades de comercios, bares y restaurantes y otros establecimientos comerciales.

En cuanto a las multas impuestas de forma general por el incumplimiento de la Ordenanza de Convivencia, la causa más común ha sido la reunión para el consumo de bebidas alcohólicas en la vía pública (80%), seguida de la producción de ruidos y altercados a comunidades de vecinos (10%), y tirar papeles u otros elementos a los espacios públicos.


En el caso de las infracciones relacionadas con la tenencia de perros potencialmente peligrosos, la gran mayoría han sido por la comisión conjunta de hasta cuatro infracciones: principalmente, por no tener censado al animal (97% de estos casos), por no tener la licencia para sacar al animal a la calle (90%) y por la falta de seguro obligatorio y de identificación mediante microchip (más del 80%). Estas infracciones han sido multadas, en casos muy graves, con un importe de hasta los 9.001 euros.

Por otra parte, respecto a los establecimientos comerciales (comercios, bares y restaurantes), la Guardia Urbana ha registrado un total de 73 sanciones por el incumplimiento de la ordenanza municipal. En este caso, el 75% han sido por la carencia de rótulos de precios y carteles informando de la prohibición de venta de alcohol a menores de edad, además de no tener anunciados los horarios de apertura y la falta de seguro y de hojas de reclamación.

 

Todas las multas impuestas por la Guardia Urbana tienen la posibilidad de ser sustituidas por trabajos en beneficio de la comunidad con el objetivo de realizar pedagogía y favorecer conductas cívicas. En este sentido, un total de 342 personas han solicitado y han conmutado sus sanciones con trabajos sociales.