Cornellà refuerza los dispositivos de protección de la seguridad ciudadana

  • La policía local ha incorporado recientemente a 12 agentes nuevos en la plantilla, dos nuevos vehículos y un nuevo perro para la unidad K-9
  • El aumento permite duplicar la Unidad de Seguridad Ciudadana y ampliar los dispositivos Guardia de Barrio y Unidad de Convivencia Operativa

 

El Ayuntamiento de Cornellà ha hecho un importante esfuerzo en el último ejercicio por potenciar las políticas de seguridad y convivencia, con la ampliación de la plantilla de la Guardia Urbana con 12 agentes nuevos, la incorporación de vehículos más eficientes y nuevos equipos de trabajo , así como el refuerzo de algunos servicios de protección de la seguridad ciudadana.

En esta línea, este año 2022 el presupuesto municipal destinado a seguridad ciudadana y Guardia Urbana ha aumentado un 35% respecto al ejercicio anterior, llegando hasta los 1.349.575 euros. Esto ejemplifica la apuesta prioritaria por las políticas de seguridad que ha venido haciendo el Ayuntamiento de Cornellà en los últimos años.

 

Se duplican los efectivos de la Unidad de Seguridad Ciudadana

La principal novedad es que la Unidad de Seguridad Ciudadana (USC) ha pasado de uno a dos equipos operativos. La Unidad de Seguridad Ciudadana se creó en 2011 con el objetivo específico de actuar en el barrio de Sant Ildefons, para reforzar la presencia policial en la calle y prevenir conductas incívicas. Estaba formada por cuatro agentes y un cabo y actuaba especialmente durante el turno de noche y el fin de semana.

Con la ampliación, pasan a formar parte del USC diez agentes, dos cabos, dos K-9 (perros especializados) y sus dos guías, que también son agentes del cuerpo. Las unidades sumarán hasta 68 horas de presencia en la calle los siete días de la semana, ampliando sus objetivos a otras zonas de la ciudad -en especial a las zonas de ocio nocturno el fin de semana. También dispondrán de nuevos recursos técnicos y equipamientos: vehículos, chalecos, escudos de protección, dispositivo de grabación de audio/vídeo, drones, dispositivos electrónicos de control (DEC)...

En total podrán hacer uso de un vehículo furgoneta, 2 motocicletas, un vehículo adaptado para llevar a los perros y 2 vehículos SUV para permitir una actuación más ágil en determinadas calles. Su rotulación se ha renovado para hacerlos más visibles y fácilmente identificables por parte de la ciudadanía.

Por otro lado, el dispositivo Guardia de Barrio, especializado en la atención de proximidad a la ciudadanía y comercios, dispone desde finales de 2021 de un cabo y 14 agentes (dos más que hasta ahora), que cubren 14 sectores específicos para los varios barrios de Cornellà. En este caso, actúan en la calle de lunes a viernes, con turno partido (mañanas de 8.00 a 12.15 horas y tardes de 16.00 a 20.15 horas).

Otro equipo es el de la Unidad de Convivencia (UCO). Ahora mismo está formada por otros cuatro agentes un responsable, y se especializa en la resolución de conflictos, con especial atención a las problemáticas de las comunidades de vecinos. Entra dentro de este ámbito el seguimiento de casos de ocupaciones, así como inspecciones administrativas, el velar por la calidad del servicio, y la coordinación de la acción de la Guardia Urbana con otros departamentos municipales y otras fuerzas y cuerpos de seguridad.

La UCO ha reafirmado su buena aceptación entre los agentes sociales y comunitarios de la ciudad y ahora presta servicios en todo el municipio, después de que se formara en 2011 especializada en el barrio de Sant Ildefons.

Asimismo, también se ha incorporado al cuerpo un nuevo agente K-9, es decir, un perro especializado que, con la guía de un agente toma parte en diversas intervenciones para las que ha sido entrenado, como la localización de estupefacientes. Así, la Guardia Urbana dispone ahora de dos perros que forman la unidad canina, incluida en la Unidad de Seguridad Ciudadana.

Otra novedad es el nuevo servicio denominado ALBATROS, en el que un vehículo ocupado por un/a Mosso/a y un/a Guardia Urbano/a patrullan con el objetivo principal de velar por la seguridad de las mujeres, independientemente del grado de afectación que cada situación pueda suponer, en el ámbito del ocio nocturno.

Recientemente, aunque no lo realizan agentes de la Guardia Urbana, se ha puesto en marcha el Servicio de Observación Nocturna (SON). Se trata de un grupo de 7 personas que, al estilo de los antiguos serenos, recorren durante las noches de todos los días de la semana los barrios de Sant Ildefons y de la Gavarra. La Guardia Urbana y la unidad de Protección Civil supervisan estos equipos, ya que su función es informativa, y deben avisar a los cuerpos de seguridad en caso de observar alguna situación problemática. Su presencia contribuye a aumentar la percepción de seguridad del vecindario, y también ofrecen acompañamientos a personas que sienten miedo caminando solas por la calle, una medida que se toma con perspectiva de género.

También en esta línea, la Guardia Urbana de Cornellà organiza talleres de defensa personal para mujeres, totalmente gratuitos, dirigidos a diversas entidades de la ciudad. Constan de una sesión formativa y dos prácticas, y las participantes deben inscribirse a través del Centro de Información y Recursos para las Mujeres.

 

Refuerzo de los recursos tecnológicos al alcance de la Guardia Urbana

La Guardia Urbana de Cornellà dispone de una sala de mando con un videowall que coordina la acción sobre el terreno de los agentes del cuerpo. Allí se tiene acceso a las imágenes de 33 cámaras de videovigilancia dedicadas a la seguridad ciudadana y el tráfico, y a otras 6 cámaras destinadas al control de acceso a la Zona de Bajas Emisiones-Rondas de Barcelona, ​​de la que la parte este de Cornellà forma parte.

Desde la sala operativa también se gestionan las alertas que llegan a través de la APP Seguridad Ciudadana (M7-Citizen Security), implementada inicialmente en Cornellà y que actualmente utilizan muchos municipios de nuestro entorno, en coordinación con todos los cuerpos de seguridad.

Como ejemplo de su alcance, durante 2020 -es decir, en los nueve primeros meses de crisis pandémica- se enviaron 192 mensajes push informativos que generaron 4.687.974 impactos.

Además, la Guardia Urbana de Cornellà dispone de un dron para realizar observaciones en espacios específicos y llevan a su vehículo patrulla PDA, tabletas y emisoras que también están conectadas a la sala de control. Esto permite que la policía de Cornellà tenga acceso a cualquier incidencia en tiempo breve y reaccionar de forma inmediata.

En cuanto a los vehículos, además de los dos SUV que incorpora la USC, también se ha añadido un nuevo coche patrulla, que completan una dotación que incluye una flota de motos eléctricas y otros vehículos, entre ellos varios híbridos para mejorar su eficiencia y minimizar la emisión de gases contaminantes.