El Ayuntamiento de Cornellà destinará cerca de 6 millones de euros a un nuevo paquete de medidas para hacer frente a los efectos de la pandemia

Este plan de actuación incluye medidas sociales, fiscales y económicas para mitigar los efectos de la crisis por el coronavirus en los ámbitos más afectados

El Ayuntamiento de Cornellà ha aprobado un nuevo plan de medidas sociales, económicas y fiscales para el año 2021 destinadas a hacer frente a los efectos de la pandemia de Covid-19 sobre la ciudad de Cornellà, que suma cerca de 6 millones de euros.

En la actualidad, la pandemia y sus consecuencias continúan generando desequilibrios sociales y económicos, y, por este motivo, se ha considerado oportuno establecer un plan de actuación que renueve medidas anteriores y incorpore nuevas para reducir la vulnerabilidad social y ayude a la dinamización de los sectores económicos de proximidad más afectados.

De este modo, el presupuesto para 2021 se adaptará para incorporar el nuevo paquete de medidas. La cuantificación económica en las finanzas municipales de buena parte de ellas suma casi 5,8 millones de euros, aunque también hay medidas que no se traducen en un coste económico directo.

 

Salir de la crisis en las mejores condiciones

Este conjunto de medidas tiene un objetivo fundamental: dar apoyo a las personas más afectadas social y económicamente por la crisis sanitaria. Esto supone, por un lado, actuar en el ámbito social, además ayudas directas, y con acciones de protección sobre la educación, la salud, y la atención específica a colectivos vulnerables.

Destacan, en este ámbito, medidas como continuar con el plan de ayudas de emergencia social, que supondrá destinar 643.000 euros a ayudas mediante tarjetas monedero y kits de alimentación. También se ampliarán las ayudas a diversas fundaciones y entidades sociales, por valor de 394.000 euros, o un nuevo plan de empleo municipal que permitirá dar trabajo a personas en situación de vulnerabilidad en puestos de trabajo generados por las acciones de refuerzo contra la Covid -19, que supondrá 500.000 euros de inversión.

Y, por otra parte, las acciones a nivel económico y fiscal permiten ofrecer aire a los sectores económicos de proximidad más afectados, así como estimular la creación de empleo, de manera que haya herramientas para poder superar la situación actual en las mejores condiciones. Aquí se incluye un nuevo fondo social extraordinario, bonificaciones y ayudas fiscales y tributarios, planes de empleo específicos, suspensión o aplazamiento de diferentes tasas, y programas de refuerzo y asistencia al pequeño y mediano comercio, tanto por el hecho de que muchos sectores han tenido que restringir su actividad, como por el hecho de que muchos tienen dificultades para progresar en el contexto de pandemia.

El Fondo Social Extraordinario para el ejercicio 2021 será inicialmente de 1.000.000 de euros. También se prevé reanudar el programa de tarjetas 'bonus compra en casa', que supondrá una aportación directa de 400.000 euros, así como la suspensión de tasas de ocupación de la vía pública, que repercutirá en unos 400.000 euros a las finanzas municipales.

 

Contexto y antecedentes

Ante la primera declaración del estado de alarma, hace un año, y con las restricciones que se derivaron, el Ayuntamiento ya puso en marcha un primer plano con 22 medidas para ayudar de manera urgente los sectores más vulnerables afectados por la situación. En resumen, este Plan de Protección Social, se estructuraba en dos bloques: uno destinado a dar apoyo a las personas más vulnerables, y el segundo dirigido a apoyar la actividad comercial de proximidad.

Este Plan se ejecutó mayoritariamente a corto plazo, aunque algunas medidas siguen siendo vigentes actualmente.

En junio de 2020, y con el acuerdo de todos los grupos políticos municipales, se aprobó un nuevo paquete de medidas sociales, fiscales y de movilidad. La situación generada por la evolución de la pandemia supuso la sucesiva adopción de nuevas medidas de contención extraordinarias con el objetivo de proteger la salud y seguridad de la ciudadanía, contener la progresión de la enfermedad mediante medidas preventivas.

La situación y el contexto actuales ha conducido de nuevo a replantear los gastos previstos para el año 2021, para continuar adaptando la acción municipal a las diferentes necesidades que impone la crisis, la cuál, además, seguirá condicionando durante los próximos meses la vida en la ciudad y en todo el mundo.

 

Cornellà de Llobregat, 19 de marzo de 2021