Fortalecer la convivencia: las realidades que dibujan nuestro futuro

Enfortir Cornellà’ es tanto un mensaje de hechos, que muestra las nuevas realidades que hemos construido a nuestro alrededor, como de confianza en el futuro.

Un elemento fundamental de esa confianza es el fortalecimiento de la convivencia, la defensa y la protección de lo que tenemos, el ofrecer espacios y equipamientos cercanos que nos permitan desarrollar nuestros proyectos vitales en una ciudad cuidada, más verde, más segura, más equipada, mejor, en definitiva. Y en un entorno social en que la actividad ciudadana siga recuperando el pulso que ha mostrado durante esta primavera, con la  Jordiada, las fiestas de barrio, en las entidades, en las actividades que ha habido cada fin de semana: todas con muchísima participación.

Esta primavera ha sido –y será todavía- fructífera en dar a conocer nuevos espacios de conocimiento como la escuela de música o las bibliotecas que se van a estrenar el mes que viene.

Pero la principal manera de demostrarnos a nosotros mismos que estamos preparados para dar por recompuesta esa  confianza en el futuro pasará por la fiesta mayor, por reencontrar un programa completo y amplio como no teníamos desde 2019.

En ello estamos. A dos semanas escasas del Corpus, al que llegaremos con ganas de celebrar la vida, de compartir, de disfrutar, y de fortalecer la convivencia, para poder mirar hacia delante con ilusión y con esperanza. Un programa con cerca de 140 propuestas culturales, sociales, deportivas, familiares y musicales para disfrutar en las calles y para todos los públicos.

Además, queremos también que sean unas fiestas cívicas y seguras. Como ya se ha apuntado en el último Cornellà Informa, se han preparado itinerarios seguros, más puntos lila de atención e información, y una ampliación del servicio público de autobuses, que funcionarán hasta las tres de la madrugada, y permitirán la bajada a demanda. Con el objetivo de dar seguridad y tranquilidad a las personas que tengan que recorrer la ciudad de noche, especialmente las mujeres.

Las realidades que mencionaba al principio se suman a las realidades en materia de seguridad, de mejora del espacio público, de políticas comunitarias, que nos permiten recibir con esta intensidad las fiestas, a la vez que nos dan la confianza para afrontar un futuro compartido e ilusionante para nuestra ciudad.