Las políticas de seguridad, pilar de nuestra agenda pública

Las políticas de seguridad son pilares fundamentales de nuestra agenda pública. Y lo son porque abarcan un amplio perímetro de nuestro universo como comunidad, que afecta tanto a nuestra seguridad personal como a nuestra interactuación en el espacio público.

Al  inicio del mandato hicimos una reflexión: de madrugada en la ciudad hay una parte oscura, la sensación y percepción de seguridad para un hombre y una mujer no son las mismas, y por ello, nuestras políticas se han encaminado a trabajar de manera transversal la seguridad, actuando en el espacio público para evitar su degradación, con el refuerzo en la iluminación, con espacios más amables y adaptados a los peatones, etc. Y en paralelo, reforzando y dotando de más recursos a los cuerpos de seguridad de proximidad, la Guardia Urbana.

A veces, la seguridad y la tranquilidad son sólo una cuestión de orden en el espacio público, de un detalle roto, o de limpieza. Un espacio cuidado, que no se degrada, es más amable y en consecuencia lo sentimos más seguro.

A groso modo, esos son nuestros pilares en este ámbito, y en este marco de actuación el papel de nuestros cuerpos de seguridad es básico. Este año el presupuesto para seguridad se incrementa un 35%, con una dotación de 1,3 millones de euros, para crecer en servicios y efectivos. Estamos llevando a cabo una renovación tecnológica integral en las dotaciones de la policía local, se amplía la plantilla, se renueva y se moderniza la flota de vehículos, se crean nuevos servicios y se amplía nuestro esfuerzo en civismo y en esa preservación del espacio público. Los agentes cívicos, la APP de seguridad y, ahora, los nuevos agentes de observación nocturna, los Serenos. Son herramientas y servicios para trabajar la prevención y mantener un equilibrio entre autoridad y seguridad colectiva.

La ciudad debe ser un marco de referencia en el que nos sintamos seguros, y para ello, es importante la prevención, el civismo y la corresponsabilidad para avanzar como comunidad, para generar espacios de convivencia seguros y confortables.