Actuar ‘pam a pam’ en toda la ciudad

Una de mis mayores preocupaciones desde que soy alcalde es trabajar para evitar la degradación del espacio público, porque entiendo que es fundamental para frenar la marginalidad, la fragilidad social y la inestabilidad ciudadana. En una ciudad con una morfología como Cornellà y con tanta densidad de población es complejo trabajar y necesitamos, siempre lo he dicho, la colaboración y la responsabilidad ciudadana. Pero además, las nuevas realidades y el cambio de paradigma por el que apostamos hace unos años con el proyecto ‘Cornellà Natura’ para avanzar hacia una ciudad más resiliente y natural, ha supuesto una nueva forma de trabajar y actuar sobre nuestras calles y espacios públicos para hacerlos más verdes y más amables, para generar calles peatonales y para fomentar una ciudad sostenible y respetuosa con el medio ambiente.  

Y en este sentido, es evidente que el mantenimiento de la ciudad es parte fundamental. La partida presupuestaria de limpieza viaria y recogida de residuos urbanos es una de las más importantes del municipio, supone cada año alrededor de 11 millones de euros. Desde hace unos meses, seguro que habéis notado cambios en los nuevos vehículos y horarios de limpieza, hemos puesto en marcha la recogida domiciliaria de muebles y, poco a poco, se irán incorporando más novedades que tienen que ver con la entrada en funcionamiento de la nueva contrata de limpieza viaria y recogida de residuos, que supone un salto cualitativo y cuantitativo.

Una de estas novedades es el servicio ‘pam a pam’ que se está realizando por sectores y semanalmente. Se trata de un plan de intervención integral que durante unos días se hace a medida de cada zona en la que se actúa, y en el que intervienen diferentes equipos de personas. Es decir, se pintan bancos si están en mal estado, se limpian grafitis, se realiza una desinfección intensiva y en profundidad en aquellas zonas más deterioradas, revisión de los pipicans, baldeos, alcantarillado, jardinería, parques infantiles, etc. En definitiva, una restauración exhaustiva y ‘pam a pam’. Las actuaciones se llevarán a cabo durante todo el año y serán complementarias con los servicios habituales de limpieza, con el objetivo de evitar, lo que decía al principio, el deterioro, y hacer que el espacio público sea realmente nuestro espacio de convivencia colectiva, nuestro ámbito de relación en el que además tengamos bienestar y seguridad.  

Estamos haciendo un esfuerzo importante para avanzar hacia una ciudad sostenible y necesitamos que todas y todos estemos en la misma onda. Si todos vamos a una, si somos respetuosos, cívicos y responsables todos nos beneficiaremos de una ciudad en la que respirar vivir y disfrutar.